Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

ROBERT LOUIS STEVENSON

















No pido riquezas, ni esperanzas, ni amor,
ni un amigo que me comprenda;
todo lo que pido es el cielo sobre mí
y un camino a mis pies.

2 comentarios:

saritaa13 dijo...

Preciosaaaa fotoo niña, eres una artistaaaaaaaa.
Besosssssss.

María José dijo...

¡Hola Sarita!:
Gracias por tu comentario.
¡Feliz fin de semana! Un beso.