Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

¿QUÉ HAS APRENDIDO DEL AMOR?


Hace días una amiga me decía que había leído en un libro que cuando morimos se nos hace una pregunta:
¿Qué has aprendido del amor?
Como soy yo... intenté buscar respuesta rápidamente. Al cabo de 30 segundos empecé a darme cuenta que era una pregunta demasiado profunda para ser contestada sin más.
Ahora mismo releo la pregunta y caigo en la cuenta que lleva la palabra aprender.
Aprender también está compuesta de prender, ¿no? Así que pienso que para poder amar te tienes que prender también.
He buscado el significado de prender, y una de las respuestas es ésta:
Ser aceptada o acogida una cosa o un acontecimiento.
Así que... para amar realmente hay que aceptar y acoger. ¡Uy! Ya he a-prendido hoy algo más del amor.
Quizás, algún día llegué a poder contestar totalmente a esa pregunta. Si me la respondo todos los días, quizás lo consiga.

¡Feliz fin de semana!

4 comentarios:

arisenag dijo...

Demasiado extensa la respuesta.. Un abrazo .

María José dijo...

¡Hola! Sí, lo es. Son cosas que me da por pensar. Creo que nunca podré contestar a esa pregunta del todo porque siempre aparecerá alguna respuesta nueva.
Es tan extensa la respuesta como extenso es el amor.
¡Feliz fin de semana! Un abrazo.

Anónimo dijo...

Es como si el amor observara lo que voy haciendo. Suena egocéntrico, pero es que yo no puedo aprender del amor, el amor siempre es, inamovible, imperturbable, igual, no tiene nada que enseñarme, solo tengo que llegar a ser ese amor, soy yo la que me muevo y lo persigo, la que tengo que descubrir. Solo espera a que me desprenda de mis capas. ¿Podría sonar a desaprender?.
Abrazos.

Limonchela.

María José dijo...

Gracias por mostrarme tu pensamiento sobre el amor.
¡Feliz fin de semana!
Un abrazo.