Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

A VECES UNO TOCA UN CUERPO; de Homero Aridjis








A veces uno toca un cuerpo y lo despierta

por él pasamos la noche que se abre

la pulsación sensible de los brazos marinos.

Y como el amor lo amamos
como a un canto desnudo
como al solo verano.

Le decimos luz como se dice ahora
le decimos ayer y otras partes-

Lo llenamos de cuerpos y de cuerpos
de gaviotas que son nuestras gaviotas.

Lo vamos escalando punta a punta
con orillas y techos y aldabas

con hoteles y cauces y memorias
y paisajes y tiempos y asteroides.

Lo colmamos de nosotros y de alma
de collares de islas y de alma.

Lo sentimos vivir y cotidiano
lo sentimos hermosa pero sombra.


Homero Aridjis


2 comentarios:

Maribel Pont dijo...

Bonitas palabras, sigo tu blog y te invito a seguir el mío, un saludo!
http://cofredelaimaginacion.blogspot.com/

María José dijo...

Gracias Maribel. Bienvenida a mi Blog. UN abrazo.