Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

EN LA ISLA A VECES HABITADA; de José Saramago










En la isla a veces habitada de lo que somos,
hay noches, mañanas y madrugadas
en que no necesitamos morir.
En ese momento sabemos todo lo que fue y será.
El mundo se nos aparece explicado definitivamente
y entra en nosotros una gran serenidad,
y se dicen las palabras que la significan.
Levantamos un puñado de tierra
y la apretamos en las manos. Con dulzura.
Allí está toda la verdad soportable:
el contorno, la voluntad y los límites.
Podemos en ese momento decir que somos libres,
con la paz y con la sonrisa de quien se reconoce
y viajó alrededor del mundo infatigable,
porque mordió el alma hasta sus huesos.
Liberemos sin apuro la tierra donde ocurren milagros
como el agua, la piedra y la raíz.
Cada uno de nosotros es en este momento la vida.
Que eso nos baste.

De Probablemente alegría, 1985
José Saramago

4 comentarios:

Ricardo Miñana dijo...

Fue un gran escritor y excelente persona con unas cualidades humanas excepcionales.
un placer leerte.
feliz semana.

María José Ouréns dijo...

Sí, lo fue. Me encanta su poesía ya, simplemente, por lo profunda que es. ¡Feliz semana! también para ti, Ricardo. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir este texto tan hermoso, que es uno de mis favoritos del autor. He posteado un homenaje a él, por aquí: http://psicologiafenix.foroactivo.com/presentate-aqui-f1/nuestra-unica-defensa-contra-la-muerte-es-el-amor-t593.htm

Daniel

María José Ouréns dijo...

También es uno de mis favoritos, Daniel; por eso quise traerlo a éste, mi espacio, que también es vuestro. Creo que se merecía mi recuerdo y gratitud por tan bello legado que nos ha dejado a todos.
¡Feliz fin de semana! Un abrazo.