Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

CATHERINE RAMBERT


Conversación
Autor: Camille Pissarro


¿Y si escucháramos a los demás
en vez de acabar las frases en su lugar?

Catherine Rambert



2 comentarios:

Maat dijo...

Buena reflexión, María José. Muy buena.

Un abrazo.

Maat

María José Ouréns dijo...

Sí, creo como tú, que es una buena reflexión. Un abrazo Maat. Te deseo una ¡Feliz semana!