Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

ERNESTO SABATO









Lo admirable es que el hombre siga
luchando y creando belleza en medio
de un mundo bárbaro y hostil.

Ernesto Sabato

2 comentarios:

Karin dijo...

Mente y Alma , bien compaginadas , nos ayudan a seguir ahí . En medio de un "todo". Como un grano de arena , en una inmensa playa . Algo tan minúsculo y con tanta fuerza .

Un abrazo , María José.

María José Ouréns dijo...

¡Hola Karin!: Como siempre, tus comentarios son de lo más acertado. Espero que siempre estés en esa inmensa "playa" porque es bonito saber que existes. Un abrazo enorme.