Que tu vida discurra tan apaciblemente como un río.
Que tu despertar al día sea con alegría.
Que la espera de lo que buscas y deseas sea gozosa, llevadera... gratificante.

Gracias por visitar el blog. Un abrazo.

María José.

¡QUÉ PEQUEÑA ME SIENTO!


Este poema se lo dedico a la madre de una amiga que acaba de fallecer. Hace dos días exactamente me comentó que su madre era pequeña. Y hoy deseo hacerle un pequeño homenaje a su vida con este poema que hice hace tiempo.
Un abrazo enorme en este día, querida amiga. Y ¡ánimo!




En mi interior crecen alas
que me hacen sentir pequeña
cuando pienso en el amor que recibo.
Espacio abierto,
inmenso portal,
profundo océano,
vida plena
son estas alas
fuerza y rayo
que transforman y traspasan.
Luz y actitud
que protegen y guardan.

¡Si tú supieras cuánto amor llevo dentro!
¡Si tú supieras que pequeña me siento!


3 comentarios:

Maat dijo...

Siento por el momento que estás pasando María José. Es ahora cuando tu amiga más te va a necesitar. Sin duda, tu amistad va a servirle de apoyo en esta difícil circunstancia que le toca vivir.

El poema es bello y te hace grande.

Un abrazo.

Maat

María José Ouréns dijo...

Gracias Maat por tus palabras. Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gracias por tu poema dedicado a mi madre. Gracias...
Un bello poema que dice mucho de tí.
Unas bellas palabras escrítas que me ayudan, me aníman y me hacen creer en la amistad.
Gracias María José, gracias amiga.

Un beso y un abrazo fuerte.
Carmen